Las cochabambinas y la escritura de alta calidad

escritorasc
Willy Munoz
Por segunda vez la persona encargada de Lecturas de Los Tiempos ha cortado la reseña que sometí, ambas sobre escritoras cochabambinas. La reseña es un texto que, primero, informa sobre una publicación y, segundo, hace que la gente se interese en adquirir el libro y leerlo. Así se difunde la cultura. La persona encargada de Lecturas está más interesada en la cultura extranjera, a la que da mayor espacio. Copio el reseña completa. Espero que haya espacio en este comentario:

Escritoras cochabambinas (2018) es una antología de poemas y cuentos publicada por el Grupo Editorial Kipus. En “A manera de presentación”, Rossemary Caballero Vega explica que la obra surgió a consecuencia de no haber podido encontrar suficiente información bibliográfica u obras de autoras cochabambinas. Su investigación hizo resaltar “un vacío”, afirma. Luego añade: “Recién, a finales del siglo 20 se ha comenzado a estudiar a las autoras bolivianas, y pocas de ellas cochabambinas”. Su referencia bibliográfica más prominente proviene del libro de José Macedonio Urquidi, Bolivianas ilustres (1918). Caballero no hace constar los esfuerzos pioneros de Manuel Vargas, Virginia Ayllón, Ana Rebeca Prada, Kathy S. Leonard, Susan Brener, Rosario Santos, César Verduguez, Gonzalo Viscarra Pando, Ximena Viscarra de Toro, Gaby Vallejo y los estudios de Willy Óscar Muñoz. Irónicamente, los poemas y cuentos de gran parte de las escritoras de esta antología han sido incluidos en antologías nacionales e internacionales o ellas mismas han recibido premios en este u otros países, inclusiones y reconocimientos que ponen en duda el mencionado “vacío”. Soy de la opinión de que se debe hacer resaltar lo que se ha logrado hasta ahora para así contribuir a solidificar la historia de la escritora boliviana en la literatura nacional. En lo que sí estoy de acuerdo es que en este texto se “aglutina”, por primera vez, la producción literaria de las poetas y cuentistas cochabambinas, laudable labor que enriquece la historia de nuestra literatura nacional. Caballero agradece a Gaby Vallejo por ser su “guía” y “la coordinación intelectual” de Homero Carvalho, autor del “Prólogo”; ambos también compiladores del presente texto.
*
(…)
El libro está dividido en dos partes: “Poesía” y “Narrativa”. Las obras aparecen en orden alfabético. En poesía se ahonda en la relación mujer/hombre, la que tiene como temas subyacentes el dolor, la separación, la ausencia, el deseo insatisfecho. Otros temas trascendentales son el paso del tiempo, la fugacidad de la vida, la reflexión existencialista, pero también se nota el cambio de tono en los poemas eróticos que codifican el deseo de unión con el hombre o se versifica sobre esa unión o se escribe sobre temas que antes no habían sido codificados, como el lesbianismo. En los poemas de este texto las escritoras cochabambinas revelan su alma de mujer.
En cuento las autoras escriben recurriendo a múltiples modalidades narrativas, como el cuento realista, psicológico, fantástico, de terror, la leyenda y el cuento de temática infantil, en el que se recurre a la fábula para ficcionalizar la liberación de la mujer.
Gran parte de los temas giran en torno a las relaciones de familia: su fragmentación, la relación de madre e hijo o hija y padre; las relaciones conyugales son destruidas por la violencia doméstica o por el valor que el hombre otorga a la mujer una vez que la ha perdido. Se incluyen, asimismo, temas propios de la mujer, como la reflexión en torno a la preñez o la obtención de sus derechos. También se literaturiza la relación de la realidad y la ficción. En cuanto a la problemática social se codifica la discriminación contra las clases sociales bajas, materializada en lo que ahora se conoce como bullying. Otros temas son la pornografía, pero también se recuerda a las heroínas olvidadas por la historia nacional.
En la presentación de este libro, la poeta María de la Cruz Bayá concluyó, acertadamente, que “se puede advertir sobre todo en esta antología que no solo se incorpora el cuerpo, el amor, la soledad o la muerte, sino toda una concepción de vida”.
Por lo anteriormente expuesto, aplaudimos a Rossemary Caballero y a sus asesores por haber hecho realidad la antología Escritoras cochabambinas, texto que hace resaltar la presencia de la escritora de Cochabamba y demuestra la alta calidad de su arte creador. “¡Doble albricias! ¡Triple!”, como escribe Gaby Vallejo en la contraportada.

Willy Oscar Muñoz
Secretario de PEN-Boliviahttp://www.lostiempos.com/doble-click/cultura/20181202/cochabambinas-escritura-alta-calidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s