La mujer de un solo hombre

SOBRE LA NOVELA DE SUSAN HARRISON, COMO PARTE DEL ESTUDIO “LAS MALDITAS” DE ROSSEMARIE CABALLERO

Este artículo se publicó en Diario Opinión. Acá el enlace:

La mujer de un solo hombre – Ramona – Opinión Bolivia (opinion.com.bo)

Hace años que guardo el inicio de un archivo en Word intitulado Las Malditas: Mujeres escritoras universales. Es un estudio de tributo a las novelistas, poetas y ensayistas más grandes del siglo veinte y lo que va del presente. En el ensayo plasmo algunas ideas respecto a la vida y obra de mis favoritas: Virginia Woolf, Simone de Beauvoir, Esther Vilar, Alejandra Pizarnik, Helene Cixous, Elfriede Jelinek, Carol Oaetes, Amelie Nothombo, Doris Lessing, entre otras; pero, sin tenerlo previsto, en este grupo se introduce subrepticiamente la canadiense Susan Harrison, con su novela debut The Silent Wife, traducida al español como La mujer de un solo hombre y publicada por Salamandra en noviembre de 2014. El recorrido del libro resulta interesante, pues se sabe que originalmente nació en inglés, sin muchos recursos publicitarios, pero fue cobrando prestigio a medida que sus lectores comentaban de él y les pareció sorprendente.

La página web Libros y Literatura (www.librosyliteratura.es) señala: “La mujer de un solo hombre probablemente decepcione a quienes esperan una historia policiaca de alto voltaje y de suspense irresistible, pero gustará a quienes buscan una novela diferente, con exploración psicológica de los personajes y pequeñas sorpresas que tienen gran anclaje en la realidad de nuestro mundo”.

El ejemplar que es motivo del presente comentario fue editado en Argentina en diciembre de 2014. Casi inmediatamente, por esos misterios que tiene el destino, llegó a mis manos en la librería El Ateneo de Buenos aires, de donde me lo traje junto a un interesante y variado paquete de libros, a saber: Carthage, Hacia tierras Salvajes, Lo que toda mujer debe saber acerca de los hombres, Predicciones 2015, Foucault, Artaud…

La historia se centra en la pareja formada por Jodi y Todd. Tienen 40 y pico años, son agraciados, acomodados y bien considerados en sus respectivas profesiones. Viven en un lujoso apartamento de Chicago y se diría que tienen colmadas sus aspiraciones vitales. Sin embargo, la pareja se está resquebrajando, y asistimos a ese proceso de desintegración. Como suele ser el caso muy a menudo, no sucede de la noche a la mañana, pero ninguna pareja se parece a ninguna otra, y por tanto la de Jodi y Todd sigue su camino de destrucción de forma individual e intransferible. El proceso tampoco es constante, así que veremos sus remansos, sus meandros, sus tempestades, sus bonanzas… hasta que se produce el gran naufragio. La historia de esta pareja, sin ser nada espectacular, está narrada de una manera que hace que queramos seguir leyendo, porque nos parece que estemos oyendo esta historia por primera vez, tal es la intriga que la autora consigue imprimir a su escritura, de tal forma que convierte cualquier acto trivial, cualquier conversación, cualquier cita o encuentro, en un miniepisodio lleno de misterio humano, según tratamos de leer la mente y el alma de los personajes que en él participan.

Jodi es una mujer tranquila, con autodominio, “sin ningún problema”, como ella misma se define al momento de entrar a psicoterapia: una psicoterapeuta que va a terapia como primer paso en el camino de la praxis profesional de toda buena psicóloga. Jodi asume que ella debe de interiorizarse no en ella misma, sino en la manera en cómo su maestro, un experto terapeuta de edad avanzada, realiza el trabajo. En el transcurso de los episodios, Jodi va descubriendo verdades de su primera infancia, veladas por el silencio en el que estaba inconscientemente entrenada por sus padres, quienes no se dirigían la palabra durante años, a pesar de vivir bajo el mismo techo.

Por su parte, Todd, el marido de hecho, el compañero de siempre, con quien lleva una vida “apacible y agradable”, proviene de una familia conflictiva, con un padre alcohólico y una madre victimizada por el machismo y la descalificación, se ha convertido en un empresario dedicado, a la vez de un seductor que deambula entre la malicia y el morbo del deseo sexual reprimido ante cualquier atisbo de sensualidad en las mujeres que casualmente coinciden con él, sea en el trabajo o en el bar. Cuando no encuentra una aventura para desfogar sus deseos carnales, acude a “servicios profesionales” en casas de citas.

En ese panorama de pareja aparentemente estable durante 20 años, surge el triángulo amoroso como producto de una de las correrías de Todd. Jodi, una mujer fuerte, moderna, partidaria de la unión libre, descubre de pronto que su vida es una ilusión, que ha vivido envuelta en una nube de irrealidad y fingimiento. Aun así, se esfuerza por mantenerse firme, no se deja derrumbar a pesar de que por dentro se está desmoronando. Todd, por su lado, ante la idea de fundar una familia con una mujer más joven que le dará descendencia, decide emprender el viaje hacia un otro hogar, un viaje que le cuesta la vida.

La narración de La mujer de un solo hombre (única novela de la autora, fallecida en 2013) resulta cordial, la autora desencadena la historia como susurrándonos al oído, en intimidad, nos involucra, hace sentir que somos testigos presenciales de aquello que los personajes sienten y piensan. Nos incluye, “eres lo que fuiste en tu primera infancia”, nos psicoanaliza.

Con 316 páginas, el libro tiene más de un millón de ejemplares vendidos, y esa es la etiqueta de marketing con la que se comercializa, estrategia tan efectiva como la auténtica manera de decir las cosas de Harrison. Como sucedió con el autor mexicano Juan Rulfo y su única novela Pedro Páramo, otra vez queda comprobado que no siempre el que publica más libros es el que mejor llega al lector. Un adecuado manager de marketing y la forma de contarnos la historia hacen que tanto Juan Rulfo como la canadiense Susan Harrison lleguen a donde pocos, al parnaso de la literatura universal.

A. S. A. Harrison, un nombre para no olvidar.

Rossemarie Caballero Vega

erossem_13@hotmail.com

Safo de Lesbos, ícono del lesbianismo

Safo de Lesbos (c. 650 a. C. – c. 580 a. C.), también conocida como Safo de Mitilene, fue una poetisa de la época arcaica griega que gozó de gran renombre en la antigüedad, pero pocos de sus trabajos lograron ser preservados hasta nuestros días.

A pesar de su fama es muy poco lo que se sabe con certeza sobre su vida. Fue una de las pocas mujeres de su tiempo cuya obra literaria trascendió, e incluso recibió honores como ser retratada en piezas de cerámica, algo que era reservado para los personajes más importantes de Grecia.

Safo abraza a la lira, Jules-Élie Delaunay / Public domain, via Wikimedia Commons

Solía escribir en el dialecto de su isla natal; es decir, una variante del griego conocida como eólico. Safo componía poesía lírica, lo que significaba que debía ser recitada en compañía de música (especialmente de la lira).

Los temas de sus poesías eran novedosos, puesto que Safo buscaba explorar los sentimientos y la identidad personal. Otra causa de polémica de esta artista fue su aproximación al sexo como algo fluido, en la que se siente atracción hacia un individuo particular y no a su género.

Índice del artículo [Mostrar]

Biografía

Fresco romano llamado Safo, del Museo Arqueológico de Nápoles

Primeros años

Safo nació en la isla griega de Lesbos entre el 650 a. C. y el 620 a.C. Muy pocos datos se han podido confirmar con relación a la vida de esta autora y la mayoría de lo que se conoce sobre ella se ha inferido de sus textos.

Pertenecía a la aristocracia local, por lo que gracias a su familia contó con una posición cómoda desde su nacimiento. No se sabe con exactitud el lugar en el que nació Safo, pero lo más aceptado es que llegó al mundo en Mitilene, la capital de Lesbos.

Se cree que era hija de una mujer llamada Cleïs. En cuanto al padre existen múltiples opciones que han surgido a lo largo de la historia, pero el nombre por el que se inclinan muchos de los historiadores es Escamandrónimo.

El padre de Safo parece haber muerto siendo ella muy niña, lo que podría ser un indicio del porqué la autora no suele mencionarlo en sus trabajos.

Safo tuvo tres hermanos llamados Caraxo, Lárico y Erigio, uno de los cuales alcanzó importantes posiciones dentro de la vida política lesbia.

Escuela

Una de las primeras representaciones de Safo. 470 a. C. 

Se piensa que Safo era la directora de una especie de escuela para mujeres a la que enviaban a las jóvenes aristócratas para ser preparadas antes del matrimonio en diferentes aspectos.

En la época de los griegos las instituciones educativas y las religiosas estaban muy ligadas. Estos cultos eran conocidos como tíaso o thíasoi y contaban con amparo legal para sus miembros.

En el caso del tíaso que Safo tenía encomendado, se rendía culto a la diosa Afrodita. No era extraño que estas instituciones se dividieran por géneros y de ese modo se educaban a hombres y mujeres para cumplir sus roles dentro de la sociedad.

También era común dentro de esas escuelas y cofradías que se practicara el erotismo homosexual. Pero eso no interfería con el hecho de que era esperado que cada ciudadano se casara y procreara hijos al alcanzar la madurez.

En el tíaso al que pertenecía Safo se le proporcionaba a las jóvenes educación antes de contraer matrimonio. La poetisa servía como una intermediaria entre Afrodita y sus pupilas, además ella dedicó a la diosa del amor gran parte de su obra.

Las jóvenes debían aprender a comportarse con gracia y elegancia, de modo que se convirtieran en buenas amantes. También debían instruirse en áreas artísticas como canto, baile y la ejecución de algún instrumento para ser buenas anfitrionas.

Exilio

Probablemente por motivos políticos Safo y su familia se vieron forzados al exilio en Siracusa, en la isla de Sicilia, cerca del 600 a. C. Se piensa que pudieron haber tomado partido en alguna disputa política interna, puesto que pertenecían a la clase dominante lesbia.

En esa misma época otro poeta lesbio llamado Alceo también estuvo en el exilio. Se ha dicho que Safo y Alceo, además de compartir piezas de poesía, eran amantes.

El destierro de la poetisa y su familia ha sido ubicado durante el tiempo en que gobernó un tirano llamado Mirsilo, aproximadamente entre el 604 a. C. y el 591 a. C.

Muerte

Safo saltando al mar

Safo de Lesbos falleció cerca del 580 a. C. No existen registros contemporáneos con la autora lesbia que den luces acerca de su muerte.

En una de las versiones que existen se narra que ella estuvo enamorada de un hombre de gran belleza llamado Faón. El muchacho no correspondió sus afectos, puesto que estaba prendado de Afrodita.

Menandro fue el encargado de compilar esos datos y continuó la narración de la muerte de Safo al afirmar que al no poder conseguir que su amado le retornara el cariño que le ofreció ella, decidió quitarse la vida.

Según esa leyenda Safo se lanzó del risco de Léucades, mismo precipicio del que se supone que Afrodita se dejó caer tras la muerte de Adonis. A ese lugar se le adjudican varios suicidios por causas románticas, por lo que se conoció como el “Salto de los Enamorados”.

Toda esa versión se considera falsa y, de hecho, pudo ser una burla al amor romántico al que Safo escribía o al hecho de que aunque profesaba amor a las mujeres en sus textos, se quitó la vida por un hombre.

Lo más aceptado entre los estudiosos de la vida de la autora griega es que Safo vivió hasta la vejez y murió por causas naturales.

Obra 

Fragmento de papiro que preserva partes de dos poemas de Safo

Safo fue una de las grandes autoras de la Antigua Grecia, cosa especialmente destacable en una época en la que no era común que una mujer se dedicara a esa actividad. En un ambiente que estaba dominado por hombres ella logró hacerse con gran renombre.

Incluso cabe resaltar que fue apodada la “décima musa” por Platón. Del mismo modo en que Homero era conocido por antonomasia como “el poeta”, Safo recibía el nombre de “la poetisa”, lo que dejó entrever la relevancia dentro de la literatura griega que tenía la escritora lesbia.

Casi toda su obra fue escrita en eolio, el dialecto original de Lesbos. El estilo en el que Safo desarrollaba su obra era conocido como poesía lírica, cuyo fin era ser recitada con música de acompañamiento.

Especialmente los trabajos de la autora lesbia estaban compuestos para ser tocados con la lira, un instrumento de cuerda muy popular entre los griegos del que la poesía lírica tomó su nombre.

Conservación

Poema de un poema de Safo. Fuente: Masur / CC BY-SA (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.5)

Se cree que de los textos de Safo sobrevive menos del 6,5%, puesto que por órdenes del papa Gregorio VII la mayor parte de su obra fue quemada cerca del año 1073.

Otra teoría indica que la desaparición de la obra de Safo se dio porque su dialecto no era comprendido fácilmente por los romanos y era muy costoso realizar copias de las obras de la lesbia.

La única pieza que se conserva completa es la Oda a Afrodita, que cuenta con 28 líneas y el siguiente texto más largo tan solo consta de 16 líneas.

Estilo

A diferencia de los autores contemporáneos con ella, Safo introdujo el elemento personal en la poesía que creó. No escribía como un ente externo a lo que estaba plasmado en el texto, sino que resaltó la importancia del “yo” en la obra.

Se encargó de dar un rol conductor a los sentimientos e impulsos del protagonista. Además, en sus poemas encontraron un espacio temas novedosos, en un estilo que se aprovechó de la individualidad y la convirtió en el centro de la composición.

Recurrió a una construcción simple para dar protagonismo a la emoción que se deseaba transmitir al lector. Además, inventó la métrica o estrofa sáfica de cuatro versos: tres de ellos eran endecasílabos sáficos y uno era un pentasílabo adónico.

Sexualidad

Safo (derecha) y Erinna en un jardín en Mitilene. Fuente: wikimedia commons

Safo escribió acerca del amor romántico y el deseo erótico dirigido hacia otras mujeres, cosa que era común dentro de la sociedad griega. Este elemento de los textos sáficos desató incomodidad en culturas posteriores, para quienes la sexualidad no era algo fluido.

Es por eso que palabras como “lesbianismo” y “sáfico” están relacionadas con la homosexualidad femenina. Sin embargo, la hipersexualización de Safo parece ser algo que se le atribuyó después de su muerte.

Otras de las críticas que se le hicieron a su obra estuvieron relacionadas con el hecho de ser mujer, algo que las ubicaba en un escalafón social inferior. Además, al adoptar temas acerca del romance, sus textos eran considerados de poca relevancia.

Safo, de Raphael Parnassus (1510-1511)

A su biografía se le agregaron chistes con respecto a su sexualidad que durante un tiempo fueron percibidos como certezas. Por ejemplo, en la Suda (una enciclopedia bizantina) se dijo que Safo se había casado con un hombre llamado Kerkylas que venía de la isla de Andros.

Esto ha sido descartado por los historiadores, puesto que el nombre viene de la palabra “kerkos” que puede significar “pene” y “Andros” está relacionado con la palabra “hombre”, lo que quiere decir que “estuvo casada con un pene de la isla de los hombres”.

La obra de Safo logró sortear todos los obstáculos y permaneció firme ante el paso del tiempo. Eso le  concedió a su autora un espacio como una de las pocas mujeres de la antigüedad en haber creado una obra literaria.

Referencias

  1. En.wikipedia.org. 2020. Sappho. [online] Available at: en.wikipedia.org [Accessed 25 June 2020].
  2. Encyclopedia Britannica. 2020. Sappho | Biography & Facts. [online] Available at: britannica.com [Accessed 25 June 2020].
  3. Mark, J., 2014. Sappho Of Lesbos. [online] Ancient History Encyclopedia. Available at: ancient.eu [Accessed 25 June 2020].
  4. Poets.org. 2020. About Sappho | Academy Of American Poets. [online] Available at:  poets.org [Accessed 25 June 2020].
  5. Poetry Foundation. 2020. Sappho | Poetry Foundation. [online] Available at: poetryfoundation.org [Accessed 25 June 2020].
  6. Johnson, M., 2013. Sappho. London: Bloomsbury Publishing.
  7. BBC News Mundo. 2020. La Poeta Cuya Idea Sobre El Amor Y La Sexualidad Está Vigente 2.600 Años Después. [online] Available at: bbc.com [Accessed 25 June 2020].

Rolingson, Mercedes. (14 de julio de 2020). Safo de Lesbos: biografía, obra, sexualidad. Lifeder. Recuperado de https://www.lifeder.com/safo-de-lesbos/.

Taller: Proyecto Pizarnik

Las poetas Raquel Graciela Fernández y Marina Cavalletti, de Avellaneda, Buenos Aires, Argentina, están pasando un taller virtual sobre la escritura de la legendaria Alejandra Pizarnik

Hoy, sábado 5 de junio, se realiza la segunda sesión cuando la primera fue en mayo.

La poesía es un destino, dice Pizarnik en una entrevista que le hicieron junto a otras intelectuales de la época.

Por el hecho de ser mujer, ¿ha encontrado impedimentos en su carrera? ¿Ha tenido que luchar? ¿Contra qué y contra quién?

La poesía no es una carrera; es un destino.

Aunque ser mujer no me impide escribir, creo que vale la pena partir de una lucidez exasperada. De este modo, afirmo que haber nacido mujer es una desgracia, como lo es ser judío, ser pobre, ser negro, ser homosexual, ser poeta, ser argentino, etc. Claro es que lo importante es aquello que hacemos con nuestras desgracias. (Alejandra Pizarnik).

 Reflexión con mirada poética sobre la poesía de Pizarnik

"Las voces, la espera, las imágenes de Alejandra Pizarnik reviven en cada verso el horror de lo humano. Rupturas, palabras mutiladas entre las lilas y pequeños soles negros dan brincos en los oídos, en los ojos, en el recuerdo".
                                                   Rossemarie Caballero Vega
  

En esta nueva sesión leeremos textos propios inspirados en particularidades de Pizarnik. Aprenderemos sobre la literatura de la escritora argentina, desaparecida en los 70 por un suicidio por sobredosis.

Pronto, como objetivo del Taller se publicará un e-book, con los textos de las poetas participantes. Hay que esperar!!

Nombre completo: Flora Alejandra Pizarnik
Nacimiento: 29 de abril de 1936 · Avellaneda, Argentina
Fallecimiento: 25 de septiembre de 1972 (36 años) · Buenos Aires, Argentina
Causa de la muerte: Suicidio mediante sobredosis
Residencia: Buenos Aires
Nacionalidad: Argentina

mayo-junio de 2021