Taller: Proyecto Pizarnik

Las poetas Raquel Graciela Fernández y Marina Cavalletti, de Avellaneda, Buenos Aires, Argentina, están pasando un taller virtual sobre la escritura de la legendaria Alejandra Pizarnik

Hoy, sábado 5 de junio, se realiza la segunda sesión cuando la primera fue en mayo.

La poesía es un destino, dice Pizarnik en una entrevista que le hicieron junto a otras intelectuales de la época.

Por el hecho de ser mujer, ¿ha encontrado impedimentos en su carrera? ¿Ha tenido que luchar? ¿Contra qué y contra quién?

La poesía no es una carrera; es un destino.

Aunque ser mujer no me impide escribir, creo que vale la pena partir de una lucidez exasperada. De este modo, afirmo que haber nacido mujer es una desgracia, como lo es ser judío, ser pobre, ser negro, ser homosexual, ser poeta, ser argentino, etc. Claro es que lo importante es aquello que hacemos con nuestras desgracias. (Alejandra Pizarnik).

 Reflexión con mirada poética sobre la poesía de Pizarnik

"Las voces, la espera, las imágenes de Alejandra Pizarnik reviven en cada verso el horror de lo humano. Rupturas, palabras mutiladas entre las lilas y pequeños soles negros dan brincos en los oídos, en los ojos, en el recuerdo".
                                                   Rossemarie Caballero Vega
  

En esta nueva sesión leeremos textos propios inspirados en particularidades de Pizarnik. Aprenderemos sobre la literatura de la escritora argentina, desaparecida en los 70 por un suicidio por sobredosis.

Pronto, como objetivo del Taller se publicará un e-book, con los textos de las poetas participantes. Hay que esperar!!

Nombre completo: Flora Alejandra Pizarnik
Nacimiento: 29 de abril de 1936 · Avellaneda, Argentina
Fallecimiento: 25 de septiembre de 1972 (36 años) · Buenos Aires, Argentina
Causa de la muerte: Suicidio mediante sobredosis
Residencia: Buenos Aires
Nacionalidad: Argentina

mayo-junio de 2021

Mi escritura, ese sabor a mujer

Desde Cochabamba-Bolivia, la Editorial Kipus acaba de lanzar el libro Deslumbramiento, 46 narradores bolivianos hablan de su escritura (2021). La fortuna hizo que mi persona participara como una de las narradoras del espectro nacional.

Deslumbramiento es una exploración en las profundas cavidades del escritor que olvidó o guardó emociones ante las propias palabras escritas en el dolor, por el amor, con la soledad, entre las lágrimas, sobre la almohada, tras de los cristales de las ventanas, ante la muerte. En fin, cada escritor ha vibrado a su manera al descubrir la escritura”. (Deslumbramiento, 8:2021), son las palabras de la Responsable de la publicación, la escritora Gaby Vallejo Canedo.

Cuando fui invitada a participar del CICLO DE NARRATIVA BOLIVIANA CONTEMPORÁNEA, que se realizó virtualmente durante el 2020, desconocía que cada escritor debía aportar un texto respecto al porqué de su escritura. Me encantó la idea, y comencé a pensármelo. Lo terminé y se lo mandé al mail de la compiladora, con cierto temor, con cierta incertidumbre, a ver qué me decían, qué tal estaban los párrafos. Silencio. Nadie dijo nada y nadie sabía lo que se venía. Tampoco sabía si mi texto se incluiría en el Gran libro del Ciclo de Narrativa Boliviana. Tampoco conocíamos el título que llevaría y quiénes participarían. Un total misterio que debía ser guardado hasta que el libro se publicara, y salió hace unos días. Se titula Deslumbramiento. ¡Wow, qué título! y mi texto está inserto ahí, ¡doble albricias!

Tapa de la compilación Deslumbramiento (Varios autores, abril, 2021), publicado bajo el sello del Grupo Editorial Kipus.

Al escribir mi texto sentí brotar una especie de confesión, un desnudarse en el río. Elay! Esto es lo que me surgió:

Mi escritura, ese sabor a mujer*

Comencé a escribir por necesidad. La necesidad de descifrarme, reconocerme, pensarme como mujer sintiente. Sabemos que la literatura es una fuente poderosa que nos lleva a explorar las palabras, el significado, el origen, las implicaturas, las variantes, los enigmas, hasta la “cortedad” del mensaje si en el mejor de los casos no dice todo lo que el pensante quiere; y la escritura además de arma es un arte. Fuera del arte el mundo es cotidiano, quizá incluso cargado de hastío. El arte es creer. Yo creí que escribir me haría bien, y me hizo, de alguna manera,  provocando, contando, incluso bramando si quieres, en cada poema o relato.

La literatura es cataclismo. Si no mueves lo establecido no es literatura que valga la pena. Ahí me di cuenta que mi literatura, al inicio, buscó decir algo, con palabras huecas, dolientes, solitarias… pero el tiempo las fue acomodando. Y surgió otra energía, una combinación intensa de palabras que me hizo más fuerte. Una combinación que debió ser inédita, hasta cierto punto original, si se puede llamar original a algo, pues creo que alguien escribió o dijo antes de  manera similar –en mayor o menor grado- lo que intentamos decir en cada texto. “Voz propia”, le llama Patricia Bence Castilla, “rupturista”, agrega. Y me gusta que me asigne el rol de rupturista. Pero falta. Siempre falta, y en la búsqueda está la alegría de seguir escribiendo. Hasta encontrar ese algo que cada escritor/ escritora sabe que busca, a  veces lo logra, otras no.

Cuando Elena Ferrufino Coqueuniot mencionó que mi Enigmas de la Esfinge colmaba la expectativa de ese lenguaje, esa subjetividad otra que Kristeva o Cixous alegaban refiriéndose al lenguaje de mujer, comprendí el sabor que tienen las palabras de la literatura escrita por mujeres, y aquí me encanta husmear.

“2302 1 P4R

Acabo de reencontrarme, de reconocerme, en su espejo, en su agua, Narciso, en su fuente. Soy, tal vez la griega, pero soy más, soy multitud. Me habitan extraños seres que se disputan el derecho de decidir mi suerte en la partida interminable del ajedrez que empezó en aquel preciso instante que escuché su voz y miré su imponente figura. Parecía usted un príncipe, aunque sin capa azul y sin caballo blanco. Ardientes destellos nacidos en los cristales de las ventanas rebrillaban y se apagaban en los pastos verdes de mis sueños”. (Fragmento, Enigmas de la Esfinge, 2007)

(*Documento incluido en el libro Deslumbramiento, 46 narradores bolivianos hablan de su escritura, 97:2021)

La autora Rossemarie Caballero mostrando el libro Deslumbramiento (2021) desde Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

El último párrafo citado en el texto, se encuentra en el libro Enigmas de la esfinge (2007) y el penúltimo, en la contratapa del mismo, como síntesis de la valoración de Elena Ferrufino – Coqueuniot en ciudad Cochabamba de 2007.https://rosemariecaballero.com/enigmas-de-la-esfinge/

¡Gracias por Seguirme!

Noviembre de esperanzas

Se asoma la Navidad. Un árbol a lo lejos espera.

El mes de noviembre languidece lentamente, a 23 días podríamos decir que dentro de una semana será el broche que cierre este mes de escorpio. Este noviembre de 2020 es un mes donde todavía los resultados del Covid-19 dan positivo aunque en un grado esperanzador. Noviembre, un mes fuerte, que parece pronosticar el final de la pandemia del coronavirus, un mes que en Sudamérica anuncia el asomo de la Navidad, el último mes de la primavera.

Luego vendrá el verano.

En noviembre nacieron mi madre, nació nieta menor, mi hermano y vio la luz mi sobrina y mi prima, también una de mis cuñadas. Para clausurar el mes nací yo. Justo el último día, y fue bueno.

Cuentan que noviembre 30 de 1961 era jueves, un día de Júpiter, dios de los rayos y centellas, un dios griego que, convertido en lluvia de oro, subyugó a Leda, la mujer que más deseó. Noviembre treinta era un día de sol, mi padres atendieron el parto junto a una fuente con agua. Nací mujer, una nena esperada por años, tras el parto de varios varones; nací mujer, nena, diosa, nací flor, sol, luz, aire. Nací mujer y fue un día de fiesta. Mis hermanos esperaban en el patio. Me chupé las neuronas, los huesos, la savia de mis progenitores, como chupan las abejas el néctar de las flores, y nací mujer. Aleluya!

Luego vendría el futuro.

También llegó el futuro, y nacieron otras flores y otros frutos. Y otros padres esperaron la llegada de otros nenes y nenas. En cada primavera sudamericana se vestían de colores las aves y las flores envidiaban la belleza de las niñas mientras en el Norte, la nieve caía sobre hermosos arbolitos de navidad anunciando la visita de un tal Santa Claus.

Pero también llegaron los hombres.

Nenas y nenes y mujeres sufrieron abusos. Nenas y nenes y mujeres sufrieron muerte. Nenas y nenes y mujeres sufrieron maltrato desde tiempos inmemoriales.

Luego vendrá el presente.

El presente del Siglo veintiuno. Tendremos que comenzar a escribir una nueva historia, con más flores y frutos y una infancia protegida, con las madres y hermanas y abuelas e hijas cuidadas, empoderadas y firmes. Más amadas que nunca.

La Pluma Mágica

Un nuevo título para el público infanto juvenil

La Colección World Women Writers anuncia el lanzamiento de su nuevo libro, una novela escrita por la autora española Montserrat Navarro para el público juvenil de Bolivia y del mundo.

DE QUÉ VA LA NOVELA

La fobia y la obsesión de Pablo a destruir y quemar el bosque ponen en   movimiento   la   magia de la  naturaleza   para que   niños y padres  fuertes, valientes y comprometidos con el planeta hagan su esfuerzo máximo para salvar el bosque.

Jamás se   imaginarían  las   consecuencias  de   sus  actos.  La  ciudad,  el   país   y   el   planeta  entero responderán a los actos de estas dos familias.  Los elementales de toda la tierra se harán visibles a los ojos del mundo después de miles de años de estar ocultos para ayudar a la humanidad.

La Colección denominada también triple doble ve es una iniciativa del proyecto altruista EC-B, dirigido por la escritora boliviana Rossemarie Caballero, y tiene en puerta una serie de libros de autoras y autores de diversas geografías para enriquecer el acervo literario universal.

Motivo de la portada de la novela La Pluma Mágica de la artista plástica

Lilian K. Carvajal Solórzano, 2020

Un libro de la

© C o l e c c i ó  n

        World Women Writers

Escritoras Bolivianas

En pleno siglo 21, la mayoría de la población boliviana no conoce los nombres de las mujeres escritoras de Bolivia.

Adela Zamudio, Sglo XIX, icono de la rebeldía y la lucha por la liberación femenina en Bolivia.

En fecha 20 de julio de 2020, una simpática nota en Facebook de una connotada profesional del rubro de la comunicación hizo que escribiéramos el presente artículo.

Veamos el referido texto de Facebook in extenso:

"Sólo sé que no sé nada"
Quiero agradecer la participación de quienes compartieron sugerencias respecto a las obras y escritores más importantes de Bolivia. Ciertamente, tenían razón al decir que en nuestro país existe profusa inspiración, fabulosos escritores y vastas historias que necesitan ser contadas y transmitidas. Esa magia sólo puede conseguir un escritor dueño del conocimiento, inspiración y talento.
Soy sincera al decirles que muchas obras no leí, pero antes de esta publicación, investigué a los autores y sus historias respectivamente, quedando notablemente arrepentida de no haber leído los libros de muchos de ellos.
Agradezco al publico lector por aportar en esta página y sugerir a estos talentosos novelistas, que lograron hilvanar y construir historias inspirados en la realidad nacional en diferentes etapas de su vida -desde la colonia- una sociedad sometida a la conquista, a las revoluciones, guerras y cruentas batallas; pero también, la más importante conquista de su historia: lograr su emancipación como nación libre y soberana independiente de otras regiones; como tituló José Luis Roca en su libro: "Ni con Lima ni con Buenos Aires", ni con España, ¡sólo Bolivia!
Pero después de ese momento inspirador, donde unieron sus fuerzas los rebeldes y decididos patriotas, entre ellos: criollos, mestizos, indígenas, negros y mulatos para conformar el nuevo país; también, la joven nación pasaría por momentos críticos y, entre conflictos, poder e intereses, la vida republicana de Bolivia tendría aún que pasar por cambios, inestabilidad política, revoluciones, guerras civiles y constantes amenazas externas que pondría en riesgo su soberanía.
La importancia de nuestros escritores
Una obligación moral con el país y la sociedad, debería estar establecido en los centros educativos, donde los maestros de Ciencias Sociales establezcan con prioridad la lectura de libros de autores bolivianos, para que través de ellos la comunidad estudiantil conozca su historia, costumbres y tradiciones.
El maestro de historia, debería promover un intercambio de libros nacionales entre los estudiantes, trabajar por el fortalecimiento de la identidad y protección del patrimonio histórico-cultural.
"NO LEER LO QUE BOLIVIA PRODUCE ES IGNORAR LO QUE BOLIVIA ES"
Dicho esto, les presento a continuación la nueva lista sugerida por nuestros seguidores:
1.- "La Candidatura de Rojas" de Armando Chirveches (1908)
2.- "Jose Adolfo Benito. Ni indio ni blanco" de Mario Granier
Ortuño (s.f.)
3.- "Sangre de mestizos" de Augusto Céspedes Baptista
(1938)
4.- "Surumi" de Jesús Lara (1943)
5.- "La niña de sus ojos" de Antonio Diaz Villamil (1948)
6.- "Más allá del horizonte" de Joaquin Aguirre L. (1951)
7.- "Hablar con los perros" de Wilmer Urrelo Zárate (1975)
8.- "Hijo de opa" de Gaby Vallejo (1976)
9.- "Manchay Puytu" de Néstor Taboada Terán (1979)
10.- "Felipe Delgado" de Jaime Sáenz Guzmán (1979)
11.- "Altiplano Express" de Juan de Recacoechea (1994)
12.- "Luna de locos" de Manfredo Kempff Suárez (1995)
13.- "El Potosí" de Ramón Roca (2002)
14.- "Ni con Lima ni con Buenos Aires" de José Luis
Roca(2008)
15.- "Janaq Pacha" de Gonzalo Cortes Baptista (2008)
16.- "Santiago Blanco" de Gonzalo Lema (2010)
Cabe aclarar que esta lista se realizó por el año que se publicaron las obras.

La lista que presentan los lectores incluye 16 títulos de obras y sus respectivos autores. Ninguno de los lectores sugirió entre esos nombres a escritoras mujeres, ningun asomo.

Ante el desconocimiento del público lector, propusimos una lista de algunas escritoras, a saber:

” Catre de fierro, de Alisson Sppeding. Potosi, entrada del Virrey arzobispo Morcillo, de Ivette Durán Calderón. El agorero de sal, de Luisa SILES. Yo, la reina de sus sueños, de Amalia Decker. 98 segundos sin sombra, de Giovanna Rivero. Los vulnerables, de Gaby Vallejo. Los espejos de Fabia, de Rossemarie Caballero. Abril, de Centa Reck. Y en el fondo tu ausencia, de Rosario Barahona. La noche de la fiesta, de Giancarla de Quiroga … (La lista es interminable)”

Asimismo, se persuadió a la investigadora para corregir su error, quien apropiadamente respondió en sentido positivo denotando la normalización a la negación de la mujer:

  • “Apreciada M.L , esa lista me parece incompleta. De todas formas estamos seguras que este siglo 21 el machismo será combatido también a través de la investigación sobre la obra literaria de las escritoras bolivianas, que lamentablemente continúa invisibilizada e ignorada por el pueblo boliviano”.
  • “R.C. por eso tenemos que sugerir obras, si puedes hacerlo por favor; esta lista tiene que crecer y tienes razón, en la lista no hay mujeres! No me di cuenta de ese importante detalle 🤔

El desparpajo de nuestros comunicadores y lectores impresiona, ¿nos consideran acaso un “detalle”? Hay tal complicidad machista en nuestra sociedad, al punto que llegado el momento de mostrar la literatura lo hacen de manera memorística, nombran lo que aprendieron el siglo pasado, lo que se leyó en colegio, que ocultó la obra de las mujeres, sin un trabajo de actualización en sus lecturas. Lamentablemente la invisibilización de mujeres talentosas es lo que los medios masivos publican en pleno Siglo XXI.

A continuación y para enriquecer el bagaje cultural de nuestros lectores, compartimos una lista de nombres de mujeres escritoras bolivianas que viven en la actualidad, sin embargo de intentar visibilizarlas resulta apenas el inicio de un gran propósito:

NARRADORAS 
1.      AGUILAR CLAUDIA
2.      ANZE SISINIA
 3.     AYLLON SORIA VIRGINIA
4.      BARAHONA MICHEL ROSARIO
5.      BAUDOIN MAGELA
6.      CABALLERO VEGA ROSSEMARIE
7.      DECKER MARQUEZ AMALIA
8.      DURAN CALDERÓN IVETTE
9.      GIACOMAN VANESSA
10.    GUTIERREZ PEÑALOZA MARCELA
11.    GUTIERREZ ANA
12.    GUZMAN ROSALBA
13.    MAYORGA NORMA
14.    MORALES FRANCO FABIOLA
15.   ORMACHEA VERONICA
16.   ORTUÑO GRACIELA
17.   PAZ BLANCA ELENA
18.   PEDRAZA PÉREZ DEL CASTILLO PILAR
19.  QUIROGA DE URQUIETA ROSARIO
20.  RECK LÓPEZ CENTA
21.  RIVERO GIOVANNA
22.  RODRIGUEZ ROCA TERESA CONSTANZA
23.  ROMERO MERIDA CECILIA LOURDES
24.  RUIZ CARMEN BEATRIZ
25.  RUIZ MARIANA
26.  SÉLUM YABETA ROXANA
27.  SILES LUISA FERNANDA
28.  SOZA ELIANA
29.  URIOSTE CAMILA
30.  VALLEJO CANEDO GABY
31.  ZABALAGA DE QUIROGA GIANCARLA
32. ZABALAGA EDITH

POETAS

1.      AQUIM  CHÁVEZ ROSARIO
2.      BARBERY ALEJANDRA
3.      BAYÁ CLAROS MARIA DE LA CRUZ
4.      BOTELHO CRISTINA
5.      CAMACHO CAMARGO JANINA
 6.     CARRANZA ALEJANDRA
7.      CARRASCO KORI BOLIVIA
8.      CARVALHO LUCÍA
9.      CHAVEZ ALBANELLA LUENA
 10.   DURÁN ZULETA MARLENE
10.     DUCHÉN PAOLA
11.     FREUDENTHAL JESSICA
12.    GARNICA BLANCA
13.   GUTIERREZ PAZ PATRICIA
14.  LANZA ADRIANA
15.  LOPEZ CALDERON RUTH ANA
16.  MENDOZA MICAELA
17. MONTERO SULMA
18.  QUIROGA TRIGO MARÍA SOLEDAD
19.  RENDÓN VALLEJOS MARÍA LUISA
20. RODRIGUEZ LEYTON PAURA
21.  SIMON KATHIA MARIA
22.  TAPIA ANAYA VILMA
23.  VACA CLAUDIA
24.  VASQUEZ  RIVERO SARA MARIA
25. VAZQUEZ NELLY
26. VELASCO SANDRA CONCEPCION
27. MONICA VELAZQUEZ
28. YAKSIC GALIA
29.  ZAPATA ARRIARÁN ADA
30.  ZAPATA PRILL NORAH
DRAMATURGAS
   ACHA LUZ MARIA
   BUSTILLOS KATY
   DERPIC LAURA
   EID CLAUDIA
   MONJE MARY
   PEÑA PEDRAZA DOLLY

Bolivia, julio 21 de 2020

Primicias literarias: Lanzamiento de la colección World Young Writers

Harold Kurt prepara su primer libro de ensayos críticos sobre la posmodernidad.

OXÍMORON

/ Rossemarie Caballero /

COMO PARTE DEL TALLER DE CREACIÓN Y EDICIÓN LITERARIA DE LA ESCRITORA ROSSEMARIE CABALLERO, EN BREVE TENDREMOS EL LANZAMIENTO DE UN NUEVO PROYECTO QUE BUSCA DIFUNDIR LA LITERATURA A TRAVÉS DE DOS COLECCIONES EDITADAS EN BOLIVIA, A SABER: UNA, LA TRIPLE W PARA IMPULSAR LA OBRA DE ESCRITORAS AL REDEDOR DEL MUNDO, Y LA OTRA, LA QUE FOMENTA LA DIFUSION DE LA OBRA DE ESCRITORES NOVELES.

Estas colecciones van de la mano de un mismo proyecto sin fines de lucro pero en beneficio de la creación y difusión de la literatura universal salida desde Bolivia.

Iniciamos el proyecto este año 2020 con la Colección para jóvenes noveles escritores, por su sigla en inglés World Young Writers , y el lanzamiento de la obra de Harold Kurt, un joven pensador y artista boliviano, amante de la música clásica, el cine, la pintura y la buena literatura. Su…

Ver la entrada original 3.217 palabras más

Leer es tener una cita textual

Leer es tener una cita textual con alguien, con un mundo, a solas o acompañado, de día o de noche…

Trabajadora Textual 24 horas, desde la pandemia hasta cuando la Divinidad lo permita.
Los libros cobijan…

<
EYACULACIÓN PRECOZ
 
El psicólogo le detectó impotencia.

CUENTOS DE HADAS

Una mujer pidió a un hombre ayuda para escribir cuentos. El hombre le hizo vivir un cuento de hadas.

(Cuentos ridículos, 2012)

Leer es tener una cita textual. Una cita que descifra mundos, rupturas, en pensamiento descolocado frente a la lectura.

Fragmentos que cortan…

WOMAN WHO DOES NOT SMOKE

That sweeps that irons. She does not drink coffee nor sweetens with sugar.

Woman who lives a normal life. Woman who diets and watches what she puts in her mouth. She even watches what comes out of her mouth.

Woman who consumes skim milk, light oil, oatmeal, water crackers, turkey, brown bread.

Woman who lives alone.

(Del libro Mujer que no fuma)

EL MAYOR DE LOS PLACERES
 
Cierta noche un hombre murió en el mayor de los placeres. 

(Cuentos ridículos, 2012)
Encuentro con el libro, con los enigmas que encierran sus letras.

Cualquier momento es delicioso para leer, para despertar pasiones. Reza un antiguo adagio que para pasar un tiempo feliz debes tener tres cosas:


Un buen libro en la mano para leer

Una mujer como compañía

Un café aromático para tomar.

Leyendo encontramos placeres insoslayables. Emociones. Rupturas. Juegos de palabras. Desafíos para el razonamiento.

PARTIDA DE AJEDREZ

Cada noche el novio iba a jugar ajedrez con la novia. De tanto hacer jaque, la suegra les dio mate.

(Cuentos ridículos, 2012)

PROEMIO

Estos cuentos brevísimos no pretenden, acaso tal vez, salir de lo común y entrar en lo ridículo. Fueron escritos considerando que solo el que sabe leer cosas buenas puede leer cosas malas. Solo el que puede escribir, escribe ridiculeces. Estos cuentos no buscan ser comprendidos, sino criticados o insultados o, quizá, con cierta hilaridad, aceptados.

Mónica Rimassa´s picture.

Texto, fotos y diseño: Rossemarie Caballero

Leer es tener una cita textual “.

(Rossemarie Caballero)