A CIERTA HORA (EL LIMITE DE LAS PALABRAS) Ciclo A puertas abiertas

EL segundo programa del año en el ciclo A puertas abiertas, donde mi persona participa como co-conductora con el tema sobre Mujer y literatura corresponde al domingo de abril de 2018 y se emite por este canal. Pincha el link y elige la fecha, tenemos 11 de marzo y 8 de abril. La próxima sesión será el 6 de mayo.
http://www.enlaotrapuerta.com.ar/a-cierta-hora.php

Conversatorio “LOS CRISTALES FRAGMENTADOS EN FABIA” DE ROSSEMARIE CABALLERO

Invitación a Conversatorio
KIPUS Café – Librería tienen el agrado de invitarte al Conversatorio:

“LOS CRISTALES FRAGMENTADOS EN FABIA”
DE: ROSSEMARIE CABALLERO

Después de vivir en Buenos Aires (Argentina), la autora visita su tierra natal (Bolivia) a participar de un excelente momento de lectura de su libro: “Los espejos de Fabia”

SINOPSIS
En algún lugar del país o del mundo está una de las Fabias de Rosse Marie. La madre coraje, la hijastra, la hermana, la enamorada (…) “El amor es su error”, ondea en pancarta subjetiva en las páginas del Libro.

Los espejos de Fabia proyecta, al derecho y al revés, imágenes de las Fabias en toda su condición femenina. Vidas en degradé con predominio de grises y sombras, con un yo-narrador propio de novelas cortas, pero rica en modalidades de escritura, tono y tiempo combinando prosa, verso, expresiones y lenguaje de la moderna tecnología como el chat, las predicciones del tiempo, entre otros.

Rosse Marie Caballero tiene la pericia de un ave planeadora, capaz de cronometrar el tiempo y espacio en su retorno al pasado, como si volcara con paso lento y seguro las páginas de la historia, gran acierto entre las escritoras de pulso firme, porque a través de la escritura incisiva en la introspección de las Fabias denuncia y se mira, y mira a través de los cristales a las mujeres que todavía en el siglo XXI padecen las taras del pasado.

Presentan:

➡️Iván Prado Sejas
➡️Roberto Agreda Maldonado
➡️Marcela Corvalan
➡️Jaime Orlando Flores

El evento se realizará en: KIPUS Café – Librería
Hamiraya 127
Fecha: 3 de abril de 2018
horas: 17:00
Cochabamba, Bolivia

Los esperamos‼️

Lectura Firma de libros Libros

Transité esas calles contigo, un bello fragmento de la novela El vuelo de la esfinge de próxima reedición

…”Tampoco creas que este infierno sea plácido. Desde que llegaste a mi vientre, en forma de diminuto y adorado embrión, se transformó mi destino. Está por demás decir que mi vida cambió, o tal vez simplemente se cumplió lo que estaba escrito. A veces, la soledad figura entre las invitadas permanentes de nuestra cama. Y tú no serías el aliciente de excepción. Las noches oscuras que pasamos tú y yo en soledad no las borra nadie. Tú y yo unidas por un cromosoma xx hasta el final de los tiempos, desatando amores y odios, rencores y luces, sonrisas y llantos, para qué. Para cumplir el mandato que nos fuera encomendado por algún Melquíades que descifró los manuscritos de los Cien años de soledad.

Sin duda no comprendes mis claves. Estás lejos de comprenderme porque ni yo misma lo he logrado. Las calles vacías de la ciudad regresan a mi mente como un martilleo incesante.

Transité esas calles contigo en mi vida, contigo incrustada en mis entrañas, y ahora estarán mucho más vacías para ti sin mí. ¡Las calles!

Los parques.

Los parques, inmensos toneles de agridulces tragos. ¿Acaso pensaste que en un parque te parí? ¿En la melancolía de una hoja de álamo en otoño? ¿En la mustia enredadera de abedules? ¿En las hamacas despobladas? ¿En los balancines impares?”

El vuelo de la esfinge
Rossemarie Caballero

LOS ESPEJOS DE FABIA#DiaDelPadre

Grupo Editorial Kipus
Ayer a las 7:32 ·

#DiaDelPadre

Continuamos con el descuento del 20% en todas las obras narrativas, novela y cuento… hasta el 24 de Marzo, no te pierdas esta oportunidad!!

Que leo Hoy❓
#SugerenciaDeLectura

Título: “LOS ESPEJOS DE FABIA”
Autor: Rosse Marie Caballero
Editorial: Grupo Editorial Kipus Categoria: NOVELA
SINOPSIS
En algún lugar del país o del mundo está una de las Fabia de Rosse Marie. La madre coraje, la hijastra, la hermana, la enamorada (…) “El amor es su error”, ondea en pancarta subjetiva en las páginas del Libro.

Los espejos de Fabia proyecta, al derecho y al revés, imágenes de las Fabias en toda su condición femenina. Vidas en degradé con predominio de grises y sombras, con un yo-narrador propio de novelas cortas, pero rica en modalidades de escritura, tono y tiempo combinando prosa, verso, expresiones y lenguaje de la moderna tecnología como el chat, las predicciones del tiempo, entre otros.

Rosse Marie Caballero tiene la pericia de un ave planeadora, capaz de cronometrar el tiempo y espacio en su retorno al pasado, como si volcara con paso lento y seguro las páginas de la historia, gran acierto entre las escritoras de pulso firme, porque a través de la escritura incisiva en la introspección de las Fabia denuncia y se mira, y mira a través de los cristales a las mujeres que todavía en el siglo XXI padecen las taras del pasado./HaydeeVargas

Transgresión y reflejo
Por Daniel Averanga Montiel
Transgresión. Esta (y no otra palabra) podría definir por completo la novela (y la obra en general) de R. M. Caballero. Y no me refiero al tipo de transgresión que destruye los límites entre paradigmas conocidos; no, absolutamente no. Me refiero a la transgresión que construye con el lenguaje del dolor el paradigma oculto que muchas veces el ser humano teme recorrer: ese mundo invisible que separa al hombre de la mujer y a la mujer del mundo impuesto por el hombre.
Verdades inéditas, aceptadas pero no analizadas, porque se ha enseñado (desde todo punto de vista) a no cuestionarlas como tales, ni tampoco a destruirlas… pero nadie hace nada por partir de esas verdades para crear nuevas opciones, perspectivas o caminos que puedan alejar a quien sea del vacío. Y es aquí donde Rosse Marie Caballero ingresa, y con una estrategia de ajedrez óptima, extingue las visiones de cualquier lector acostumbrado a los pilares tradicionales de la novela contemporánea.
Y es que “Los espejos de Fabia” no es solo una novela, es un producto que tiene a la mala leche agarrada por los cabellos y colgada a la altura del lector/a, suficientemente dispuesta a ser analizada como si fuera un cuerpo que descansa sobre una mesa de quirófano, y es acá donde el lector/a llega a comprender ese mundo invisible que separa los géneros, que tan unidos podrían estar bien, pero que con el tiempo se han separado o han sido separados por las nimiedades del mismo vacío.
¿El amar es cuestión de propiedad o de posesión?, ¿el odiar es el resultado del amor muy alimentado o de la ausencia del amor?, ¿la tristeza nace de la distancia o la terrible proximidad?, ¿qué piensa la mujer y por qué, a veces, esas verdades inéditas están a flor de piel de sus enigmáticos pensamientos, sin llegar a concretizarse?
La violencia simbólica de las relaciones entre hombre y mujer; las imposiciones, la libertad, la vida misma, y claro, la muerte, son los temas principales de “Los espejos de Fabia”; oculto todo desde una serie de capítulos que, como piezas de rompecabezas por un lado, y movimientos de ajedrez por otro, regocijan y cuestionan al lector esos y pensamientos y sentimientos encontrados, ajenos a la misma cotidianidad, y sin embargo, tan propios de esta.
No hace falta decir que dentro de la narrativa actual, pocas escritoras han podido contar una historia tan llena de silencios que están a propósito así dispuestos para que el lector/a los llene con sus propios juicios, como lo ha hecho R. M. Caballero en esta oportunidad, y no es porque a ella le falte poco o mucho para alcanzar la perfección literaria, pues la ha desbordado sin pretensiones, con una precisión envidiable y con un manejo del lenguaje tan seguro y ajeno al barroquismo tradicional, que ella misma (aunque me quiera matar por esta barahúnda de halagos, pues yo no halago a personas que no lo valen, así que se estará conformando con aceptar mi visión) se está consolidando como una de las voces más audaces de la narrativa boliviana.
Ahora bien, si el fondo de “Los espejos de Fabia” posee una complejidad digna de una escuela sólida de narrativa, la forma tampoco se queda atrás, porque esta novela va más allá de lo lineal típico y se muestra al lector/a, como el lugar donde ha sucedido una explosión: llena de fragmentos y restos irreconocibles por su singularidad, los cuales deben ser unidos nuevamente por el lector/a, pero con el riesgo de reflejarlo/a, y si alguna vez Clive Barker dijo que el mayor peligro del ser humano es su propio reflejo, esta novela muestra, sin tapujos, y con la sutileza de un látigo de seda sobre la espalda de la moral oculta, los reflejos de una sociedad llena de abismos superficiales y límites destruidos.
El desafío, pues, ya está dicho, y quien se atreva a conocer a las distintas Fabias, corra el riesgo, también, de enfrentar su propio reflejo.
Ceja de El Alto, 1 de Septiembre de 2013

Ella, en su plenitud de Kassandra Barbery

Ella, en su plenitud de Kassandra Barbery
Por Rosse Marie Caballero

Conocí a la autora en una noche de feria librera, tibia aunque lluviosa. Su larga y enmarañada melena dorada reemplazaba al brillo del sol de sábado. Ella fue una invitada mía en la presentación de mi también segunda novela. He aquí que hablaré de la segunda novela de Kassandra Barbery, Ella, en su plenitud. Esta novela denota la gran capacidad de la autora para narrar, describiendo las situaciones de manera que uno se hace parte de la acción. El lector se siente involucrado en lo que está sucediendo en la novela, guiado por el narrador testigo, narrador omnisciente que todo lo ve y lo conoce. La novela presenta una narración bien escrita, con lenguaje bien cuidado, pulcro y delicado. Cada palabra está en su lugar. Incluye términos elite, como nombres de restaurantes o marcas de automóviles en idioma extranjero. Asimismo, resaltan algunas sentencias magistrales cargadas de ironía como se lee en la página 185: “lamentablemente no sabe elevar su ética mediocre a su pronunciada estética”. Se trata, pues de una historia humana llena de valores y sentimientos, una novela accesible a todo lector.
EN ESTE sentido, quiero citar al artista plástico, pensador poeta Carlos Rimassa, cuando se refiere a que “Muy pocas novelas de las muchas que cada año se publican aspiran a constituirse en verdaderas rupturas dentro de este género. Entendemos por ruptura a la separación tajante que puede establecerse entre una obra y todas las demás. Esta separación implica formas radicalmente diferentes de acercamiento a la materia narrada, innovaciones estructurales o lingüísticas, temáticas o conceptuales o, son raros los casos, una combinación inusitada y simultánea de nuevas formas de utilizar los diversos elementos que integran la novela”.
Y surge la interrogante ¿De qué trata, en síntesis, la literatura? ¿De contar historias? O, por añadidura, ¿se trata de contarlas siguiendo estructuras lineales o rompiendo esquemas, proponiendo nuevas formas estructurales, nueva manera de decir las cosas?, porque probablemente no haya tema que no hubiera sido tratado, sin embargo es la forma lo que hará que una obra logre impactar.
Pero, ¿qué significa impactar? ¿Deberá quedarse la obra literaria en el mero show del impacto? Creemos que una obra no puede quedarse en la pomposa campaña publicitaria ni en la dulzura de la ceremonia de presentación, tiene que ir más allá, atrapar la atención del lector, atraer el interés del lector para continuar la lectura hasta llegar al final y tiene que decir algo y dejar, más que un “mensaje” entre comillado, una huella, para empezar a abrir puertas para que las personas adictas y no adictas a la lectura conozcan que en Bolivia hay escritores y escritoras capaces de marcar nuevos hitos.
Tampoco se trata de pasar desapercibidos, de escribir para permanecer en un silencioso estante domiciliario. Se tratará pues, entonces, de contar historias de manera creativa, original y personal, de revolucionar la vida con palabras, de hacer mella en la vanguardia del siglo 21.
Es sabido que el siglo veinte ha posibilitado el despuntar de las mujeres, ellas han roto esquemas y han iniciado y desarrollado la liberación femenina. Es así que durante los primeros años del siglo 21 las escritoras estamos imponiendo un nuevo estado de las cosas, podemos citar entre las más lúcidas y exitosas a las ganadoras del Premio Nobel, Jelinek, Lessing, Muller, Alice Munro, entre otras.
En este entendido, me referiré a un fragmento de lecturas cosechadas en las dos últimas ferias del libro de Santa Cruz, con literatura escrita por mujeres en Bolivia, sintetizada en un ensayo publicado el año anterior en la revista Temas:
Esbozo de lecturas recientes
Cuando el poeta Clider Jhon me preguntó si había leído Bajo el volcán de Malcom Lowry o La conjura de los necios de John Kennedy Toole: -“No me interesan novelas de hombres, ya leí lo suficiente, ahora leo solo a mujeres” -le dije-. Me explico, le respondí que por ahora perdí la motivación de leer lo que escriben los hombres, que mucho ya los hemos leído y que es el turno de interesarnos por las mujeres. Lo mismo le repito al asiduo lector y artista plástico, Carlos Rimassa.

“En realidad, toda escritura, masculina o femenina, encuentra su punto de partida en el Cuerpo, así, con mayúsculas. Cuerpo Gestante: Creador. De hecho, me atrevo a afirmar, la escritura, que es un dar a luz, un proceso de gestación, como todo arte, única vía mediante a la cual el varón puede acceder a una experiencia semejante al parto, emotiva y afectivamente, al menos… físicamente, en casos extremos, que los hay. La experiencia de la creación es, entonces, femenina, próxima a la biología de la mujer”, señala la crítica de Helene Cixous, los teóricos, de entrada, reniegan de su individualidad, la anulan, la dejan en prenda. Y eso me alienta a leerla más, a buscarla sedienta, a llevarla a casa junto a mis musas inspiratrices.

Son muchas las escritoras invitadas, pero pocas las que se dejan leer; cada una de ellas carga un mundo extenso e intenso que brota de su vida y de su mente. Experiencias diversas, ideas que revolucionan el estado de las cosas. Entre las musas “inspiratrices” que viven permanentemente conmigo están Virginia Woolf, Adela Zamudio, Simone de Beauvoir, Marguerite Duras, Esther Vilar, Virginia Estenssoro, Marguerite Yourcenar, Elfriede Jelinek, Herta Muller, Doris Lessing, A.M. Homes, entre otras.
Las invitadas (lecturas de 2014)
1. Jessica Saavedra, en Universos paralelos, cuentos, Ed. Torre de papel: 2012
2. Blanca Elena Paz, Onir, cuentos, Sello La mancha: 2009
3. Rosario Arzabe, El lado oscuro de mi luna, poesía, La mancha: 2006
4. Paola Senseve, Soy dios, poesía, Sello La mancha: 2012
5. Fabiola Morales, La región prohibida, cuentos, Ed. Nuevo milenio: 2012
6. Paula López, Praga, novela, Sello La mancha: 2012
7. Gigia Talarico, La sonrisa cortada, La mancha: 2008
8. Gaby Vallejo, De toros y rosas, ensayo, Cochabamba: 2001
9. Blanca Garnica, Alfileres y alfiles, poesía, Plural Editores: 2012

Este año suman en mi mesa H.M. Harrison (autora de la Mujer de un solo hombre), la poeta recientemente incluida en la antología internacional publicada por la editorial española Visor, Patricia Gutiérrez Paz, y la biehadada y talentosa Kassandra Barbery Knaudt. Bienvenida Kassandra a este universo narrativo intenso de palabra de mujeres escritoras, mujeres autónomas, mujeres que abrimos ventanas desde nuestro interior hacia el infinito.
ROSSE MARIE CABALLERO, JUNIO DE 2015

Enigmas de la esfinge, a diez años de su publicación

En 2007 se presentó mi primer libro de cuentos Enigmas de la esfinge y otros relatos, por editorial Kipus y el magistral diseño del artista plástico Carlos Rimassa Mercado(+QEPD. En contraportada aparece insuperable el comentario de la académica Elena Ferrufino Coqueuniot.

La obra incluye diez cuentos, a saber: Enigmas de la esfinge, El espejo de Lacan, La pareja, El juez, Realmente no estoy tan solo, Café concert, El rostro del intruso,La media hora, Muerte prematura en tarde nublada, Zampoñas y óleos.
Para la Dra. Elena Ferrufino Coqueuniot el libro es una pequeña joya literaria. Mosntruo, Mariposa,hija de reyes. Originaria de Grecia, Roma o Egipto, la esfinge que Rosse marie Caballero nos presenta en estas páginas parece atestiguar lo que ya Irigaray, Cixous o Kristeva sostenían con relación a la necesidad de un lenguaje femenino propio, una constatación de que al explorarse a sí misma, la mujer está creando una identidad independiente: una subjetividad otra.

En la presentación del libro, el autor Cesar Verduguez, entonces presidente de Escritores Unidos, señala: “Enigmas de la esfinge y otros relatos contiene en sus páginas narraciones que obtuvieon galardones en diferentes eventos, a decir: Concurso departamental de cuento Comteco (2006) y Concurso Nacional de cuento Walter Paz Mendez (1998)…Sus relatos tienen una prosa cuidad, embebida en poesía. Mantienen ambientes y momentos mágicos con vahos de misterio, de un transcurrir etéreo en un espacio evanescente. Son historias de instantes, sin tiempo correlativo, que se quedan a pesar de haberse ido al minuto, y permanecen indelebles en el recuerdo y en la escritura de las hojas blancas mecidas por la brisa y la memoria para que el olvido no las cubra con el polvo de sus alforjas”.