Caballero publicó en Argentina

http://www.eldeber.com.bo/escenas/Caballero-presenta-su-nuevo-libro-en-Argentina-20161230-0109.html

“…Cuentos de largo y corto aliento acompañan al lector en el viaje tórrido hacia el pensamiento femenino sobre el universo masculino, sobre la vida y sobre las obsesiones que rodean a las protagonistas, mujeres que bien podrían repetir estos papeles en los libros de Mastreta, Jelinek o Beauvoir, o bien podrían encontrarse los sábados en las mañanas yendo a comprar recado al mercado, con la molestia del marido con resaca, o en las peluquerías, destilando sus nostalgias mientras les secan el cabello…; algunos de estos cuentos son pequeñas joyas que me cortaron los dedos mientras los leía; pero yo creo, en esta utopía de querer ser feliz e indocumentado, que la felicidad sirve para eso, para nunca ser alcanzada….”
Daniel Averanga, autor boliviano.

Por su parte, el autor argentino Osvaldo Victor Fernandez señala “En el libro que nos ocupa, encontrarán reflejada la problemática de la visión femenina sobre el ideal masculino, lo cual pareciera ser búsqueda infructuosa.

Esto, bajo la condición reiterada en su estilo: talento para hallar la palabra justa y un modo afortunado de volverla expresiva imagen. Con finales inesperados, impredecibles y sorprendentes, la autora remata cada uno de los cuentos que integran la obra.

Las historias, voces y pasos que identifican la altura literaria de nuestra autora, transitan el territorio sensible y realista en este libro “Obsesiones”.

Hay un léxico conciso, fluido, imbuido de percepción, un modo de contarnos que trasciende los escenarios donde se montan las diferentes tramas, para abarcar lo que César Vallejo denomina “el vuelo del talento”.
Un punto destacable en su narrativa es la agudeza para crear y recrear a todas las mujeres que aquí vamos a encontrar, y los itinerarios que cada una de ellas nos hará recorrer.

En esta publicación se establece una suerte de empatía entre lector y autor. Será fácil para estas mujeres/personajes, encontrar aliados para llevar a cabo sus objetivos”…

Encuentro con Liliana Díaz Mindurry y Umbral Literario de Buenos Aires en Café La Poesía de San Telmo

Preámbulo

Eran las seis en punto del 6 de septiembre de dos mil dieciséis, y mi hija aún no llegaba, aunque no quedamos que llegara a las seis, pero se suponía que debía de estar a esa hora, porque si algo conocía de mi salida es que yo tenía cita a las seis treinta en el Café, y estaba al tanto de mi debilidad por la puntualidad. Así que miré a través de la ventana hacia la calle Estados Unidos al 900, la calle cercada, donde la gente transitaba presurosa por las estrechas aceras, debido a la calzada derruida para próximo cambio de losetas. Llovía en las afueras mientras en la cornisa se detenía un mosquito en el momento preciso en que se abrió la puerta. Con la lluvia entre sus cabellos, entró mi hija en el departamento, colosal. Se me iluminó el aura y me calcé las botas para salir.

Por las calles de San Telmo la llovizna persistía. Aun así, no llevé paraguas, porque a veces los paraguas estorban, y preferí dejarlos en casa para no estar al pendiente. Caminé hacia la webera, allí imprimí los poemas para mi primera lectura en Buenos Aires, esperando sumergirme en la magia que significan las tertulias literarias, las palabras, las voces, los ecos, las imágenes y me dirigí al Café. Esta era una cita ineludible con la poesía, porque miren ustedes, si parecía una ironía: una cita con la poesía en el Café La Poesía.

Me acerqué al lugar, primero erré al intentar abrir la puerta principal, alguien me indicó que debía empujar con fuerza. Ingresé y el garzón me señaló una mesa, a punto de sentarme pregunté por el evento de poesía, “arriba”, me señaló el joven, “por las escaleras”; subí y allá me recibió una bonita mujer de rosa, una radiante y amable dama, que sin conocerme me regaló una sonrisa y me saludó con un beso argentino. Es que así, igual que ella, en mi país los poetas somos todos hermanos y nos recibimos aun sin conocernos a besos. Más tarde supe que se llama María Rodríguez, Marita, y era parte del grupo de coordinadores de aquella reunión. Ingresé en el salón y me dirigí a la testera donde pregunté por Osvaldo Víctor Fernández, y me presenté con nombre y apellido; con la amabilidad que solo los artistas dan en todo el hemisferio, me recibió e invitó a ubicarme en una mesa. Las mesas, todas, estaban ocupadas, pero habían dos en particular, lado a lado; una de ellas, junto a la puerta de ingreso con dos sillas libres y dos sillas ocupadas; la otra mesa, a la derecha de la anterior, tenía dos sillas ocupadas y un espacio vacío como para acomodar otra silla. Intuitivamente me dirigí a la primera, la que estaba junto a la puerta, saludé tímidamente y pregunté a los ocupantes si podía sentarme en la silla vacía, claro, no era pertinente abundar en saludos, porque cuando alguien va por primera vez a un evento poético en un país extranjero no va con previo conocimiento de rostros, a lo mucho conocemos nombres, incluso quizá en el mejor de los casos títulos de algunas de sus obras. Una dama de pelo largo, lacio y rubio, que ocupaba la mesa junto a un señor de pelo cano me hizo una seña para disponer de la silla, y el señor (después supe que se trataba de don Germán Cáceres), me dijo “claro que sí”. En esa confusión de no saber si sentarme o retirar la silla para llevarla hasta la otra mesa, la mesa de la derecha, instintivamente me senté, pero al sentir que el espacio que separaba esa particular silla de otras sillas de delante era bastante estrecho, decidí llevar la silla hasta la mesa de la derecha, donde conocí a dos personas extraordinarias.

La invitación

Esta es la invitación para la reunión, que llegó por Facebook: EL “GRUPO UMBRAL LITERARIO SAN TELMO” INVITA A LA 7ª REUNIÓN DE SU CICLO ANUAL A REALIZARSE EL MARTES 6 DE SEPTIEMBRE DE 18.30 A 20.30 HS EN EL CAFÉ “LA POESÍA”, SITO EN CHILE Y BOLÍVAR, 1º PISO, CABA.
EN ESTA OCASIÓN NOS ACOMPAÑARÁN LOS NOTABLES POETAS:
LILIANA DIAZ MINDURRY
GERMÁN CÁCERES
NORBERTO BARLEAND
LUEGO: MICRÓFONO ABIERTO Y SORTEO DE LIBROS
LOS ESPERAMOS!!!!!
Y TODOS LOS PRIMEROS MARTES DE CADA MES CON LA PRESENCIA DE ESCRITORES, PRESENTACIONES DE LIBROS Y LA MEJOR DISPOSICIÓN PARA COMPARTIR LA MAGIA DE LA PALABRA Y LA AMISTAD.
COORDINAN LOS ESCRITORES:
MARITA RODRIGUEZ CAZAUX
DAVID ANTONIO SORBILLE
OSVALDO VÍCTOR FERNÁNDEZ
ENTRADA LIBRE Invita Tahiel Ediciones – Libros Tahiel (Fuente: Grupo Umbral Literario) (Ver foto)

El programa

El programa, según figuraba en boletines que distribuyeron los anfitriones contenía breves biografías de seis autores: LILIANA DIAZ MINDURRY, GERMÁN CÁCERES, NORBERTO BARLEAND, MARITA RODRIGUEZ CAZAUX, DAVID ANTONIO SORBILLE y OSVALDO VÍCTOR FERNÁNDEZ. La lectura de las reseñas biográficas resultaba exquisita; sin embargo, y al mismo tiempo, algo intimidante, por lo magnífica, para quienes no gozábamos de una tan favorecida carrera literaria.

Por fin, a eso de las 19.00 comenzó el evento. Desde la testera, el poeta del comité de Coordinación y anfitrión, David Sorbille, empezó mencionando el nombre, la obra y los premios obtenidos de la primera participante, se trataba de Liliana Díaz Mindurry. Aún no sabía cuál de la personas del auditorio sería Liliana, pero su breve reseña biográfica me deslumbró. Terminada la lectura de la reseña, de campera azul pastel, pantalones y botas que hacían juego con el ambiente, la dama de pelo largo, lacio y rubio, que estaba sentada a la mesa junto a la puerta, pasó al frente y lo primero que hizo fue preguntar qué querríamos que nos leyera, si cuento o poesía; el público respondió con un fuerte: “ambos, cuento y poesía”. Entonces, ella comenzó a leer un cuento, no logré escuchar el título, pero sí capté la voz narrativa, y mientras ella leía yo me sorprendía, tanto por la fuerza de su narración como por la anécdota de la silla.
Le tomé dos fotos y logré anotar algunas frases en mi wazap: “Guardia”, “Isabel de Guardia” “Llega el gris, el espacio sin borde”, “le ha llegado el gris, y le pongo cinzano en la boca”, “que el gris se ha vuelto rojo”… “ha matado a María de la Cruz Leiva, la del pelo”, “bosquecito.” Fue tan intensa aquella forma de narrar que puse el grabador cuando la historia ya estaba por terminar, el click del grabador se detuvo y un minuto después la magia que estaba sucediendo en ese momento en la imaginación de los oyentes, fue interrumpida por el final del cuento, dejando en shock a los presentes, apenas mitigado por los aplausos. Al escuchar el final del cuento, me invadió otra sensación, quedé absorta entre una misteriosa luz grisácea y la ¡espeluznante frialdad y belleza del horror, al narrar!

Poemas

Liliana Díaz Mandurry leyó también dos poemas, “Dos en hielo” y otro que no pude registrar porque divagaba impactada por la fuerza de sus letras. A Liliana y a muchos autores no tuve el gusto de saludar aun estando tan cerca, y tampoco pude hacer ninguna pregunta aunque desde la testera indicaban que hiciéramos preguntas, y quise pero no pude, y quise acercarme pero no pude, hasta que Liliana se levantó de la mesa y tras una corta señal de despedida se fue.
Y me quedé con la pregunta que más tarde, gracias a la tecnología y a la existencia de Facebook se la hice y tuvo la gentileza de responderme. El cuento se titula Intermedio. Aquí los datos que María Rodriguez aportó:
Liliana Díaz Mindurry, una escritora de calidad superior. Ha sido un placer tenerla cercana y leyendo fragmentos de su obra en la reunión de setiembre en el Umbral Literario San Telmo. Para los amigos que preguntaron sobre la obra leída: Liliana leyó el cuento “Intermedio”, del libro de cuentos “Último Tango en Malos Ayres”, por Libros del Zahir en 1998 y reeditado por Editorial Ruinas Circulares en 2008. Y como dato para los interesados en obtener el libro: Patricia Bence Castilla, editora de Editorial Ruinas Circulares, quizá tenga poquitos ejemplares para la venta.
Los días siguientes leí bastante sobre Liliana y encontré, entre varios elogios, un breve comentario de Gregoria Gutiérrez, quien señala que “Cierto es que la poesía y la escritura en general de Liliana Díaz Mindurry, es para mí como un prisma lleno de aristas y luces que me producen una especial afinidad”.

Un Solo de canto a mil voces

Volviendo a la reunión, después de Liliana participaron los eximios invitados arriba nombrados, y las y los poetas a micrófono abierto, conjugando en un Solo de canto a mil voces, sensaciones, poemas y cuentos, imperecederos en el recuerdo. Diversos estilos y escritos, cada cual esencial y decidor, de gran calidad estructural y temática que nos transportaban entre el embeleso y el dolor. Finalmente, con gran entusiasmo se realizó un sorteo de libros donde todos los presentes se adjudicaron al menos un libro, y para cerrar con broche de oro, se compartió fotografías que (quizá, pálidamente) reflejan lo vivido en aquel precioso rincón del Café Bar La Poesía de San Telmo, en Buenos Aires.

Epílogo

Esta es, aunque incompleta, una reseña de mi primera impresión sobre la séptima reunión del Grupo Umbral Literario, de la que fui partícipe, y sobre la lectura de Liliana Díaz Mindurry, autora extraordinaria. Todos los autores impactaron con mundos propios, su voz y su estilo. Estamos seguros nos esperan emociones y descubrimientos por desmenuzar en la literatura argentina en general y en las letras de las y los poetas presentes en particular. Resalto que dentro los cánones de literatura escrita por mujeres, al menos en mi país, poco se habla de esta gran escritora latinoamericana, que muy bien representa a la Argentina. Me despido con la certeza de que “Necesitaré un tiempo precioso e infinito para dedicarlo a leer, entender, analizar, comprender, deleitarme, llorar con la obra de Liliana Díaz Mindurry. Una autora que encontré sin buscarla precisamente, aunque sí, buscándola, y tuve la suerte de encontrarla”.

Rossemarie Caballero Vega
Autora boliviana, residente en Buenos Aires.
CABA, 06 de septiembre de 2016
Enlaces:

https://www.facebook.com/liliana.di…

https://www.facebook.com/notes/rosse-marie-caballero/encuentro-con-liliana-d%C3%ADaz-mindurry-y-umbral-literario-de-buenos-aires-en-caf%C3%A9-l/1254359494583634

Los 10 mejores consejos de Ray Bradbury para convertirte en escritor

QuéLeer

  1. No empieces escribiendo novelas: Ocupan demasiado tiempo y, según Bradbury, es mejor lanzarse a escribir un montón de historias cortas, tantas como sea posible. «No se pueden escribir 52 malos cuentos seguidos»
  2. Los puedes amar, pero no puedes ser ellos: Los grandes maestros están allí y los vas a intentar copiar, aunque sea de manera subconsciente. Tenlo en cuenta.
  3. Analiza a los grandes maestros del relato corto: Bradbury nos habla, por ejemplo, de Dahl. Yo añadiría también sus propios cuentos.
  4. Amuebla tu cabeza: Leer, leer y leer. Todos los días, antes de dormir, un cuento, un poema o un ensayo. Eso sí, según él, nada de cosas modernas.
  5. Líbrate de los amigos que no creen en ti: No te rodees de gente que se burla de lo que escribes o de tus ambiciones literarias. Son un lastre.
  6. Vive en…

Ver la entrada original 158 palabras más

NUEVOS BARONES DE LA CORRUPCIÓN ESTATAL

BOLIVIA LIBRE DE TIRANÍA

evo-morales_alvaro-garcia-linera[1]

NUEVOS BARONES DE LA CORRUPCIÓN ESTATAL

* Evo y Alvaro manejaron 148 Mil millones de dólares.
* 25 Mil millones de dólares en Banca Suiza de particulares bolivianos.
* Entre 2012 y 2013 (un año) 10 nuevos billonarios bolivianos depositaron en Suiza.

Entre 2006 y 2013, existen 65 nuevos billonarios bolivianos que depositaron en Suiza aproximadamente unos 16 Mil millones de dólares. De donde sale semejante cantidad de dinero? Recordemos que son cuentas particulares de ciudadanos bolivianos: La agroindustria cruceña no genera “nuevos” multimillonarios por que no tiene esa dinamica de acumulacion tán extraordinaria, Tampoco se puede atribuir a los cooperativistas mineros grandes, por que son transnacionales operando en Bolivia; Entonces solo nos queda una tercera variable, la corrupcion Estatal debe ser la responsable de traspasar al menos un 70% de esos depositos. Estamos hablando de mas de 10 mil millones de dolares fruto de la corrupcion en un gobierno…

Ver la entrada original 281 palabras más

Buenos Aires, mio amore

Buenos Aires, mio amore
Tres meses se cumple de mi radicatoria en el hermoso país de Argentina. Buenos Aires, su capital Federal.
Tango y milonga. Café y poesía. Tren y autobús. Gente, gente, gente. Invierno y lluvia. Gotea el agua por las veredas, las calles y avenidas.
Teatro Colón, Palermo y San Telmo.
Amore de miles, Buenos Aires.Italia, España y Rusia. Gran Bretaña, Grecia y América.
Nuestra Señora de los Buenos Aires en el Paseo de los Inmigrantes.
Bicentenario de tu libertad. Pueblo, ciudad capital, viven millones bajo tu encanto.
Matan personas. Matan a Nismann. Matan los sueños.
El pueblo cambia. Cambia el gobierno. Cambian los precios.
Dólares en maletines vuelan por un convento.
Desfilan los K y operadores en tribunales.
“Sueños compartidos” y programa “Enamorar” han desfalcado el país.

A Carlos Rimassa, In Memorian

http://www.opinion.com.bo/opinion/ramona/2016/0522/suplementos.php?id=9124
Tu ausencia ocupa demasiado espacio
A Carlos Rimassa, In Memoriam

¿Qué estás leyendo?, era la pregunta clásica de Chaly, e inmediatamente compartía sus apreciaciones sobre el libro, porque si hay alguien que se ha leído más de 20 mil libros en Bolivia es Carlos Rimassa. Yo me preguntaba en qué tiempo leía tanto y aspiraba a poder llegar a su edad, con su vastedad, un anhelo utópico, por supuesto, porque la vida de Chaly es inimitable e infinita.

Había leído de él en revista Kanata, pero recién a inicios de siglo nos presentó el escritor Freddy Ayala en el café Kivon de la Heroínas, en Cochabamba. Yo acababa de regresar de Europa y le resultó espantoso que una chica llegada de París vistiera de una manera que parecía una “profesora de inglés” -palabras textuales del artista-. El vestuario y la producción eran importantes para Chaly, tanto que me sugería vestir como las estrellas de cine; por su parte, él solía usar camisas de discretos colores, pantalones y zapatos bien cuidados y, debido al frescor cochabambino, una infaltable chaqueta. Me contó que fue director de teatro y puso en escena, entre otras obras, La cantante calva, del teatro del absurdo que yo adoraba. Nos hicimos bien amigos, tanto que me decía que yo era su única amiga y él fue mi mejor amigo y consejero, además de ilustrador de portadas de varios de mis libros; pero, la noche del pasado martes 17 de mayo, a consecuencia de un malhadado accidente en la avenida Villazón de la ciudad donde residía con su familia, a los 81 años de edad, nos dijo adiós.

Numerosas voces se han pronunciado rindiendo homenaje al artista reconocido a nivel mundial por su obra pictórica, su pensamiento y su poesía. Un artista que profundizó en el paisaje y lo sintetizó para descubrírnoslo. La madurez del lenguaje plástico de Rimassa se aprecia en la transición del paisaje externo como referencia a un paisaje interno y subjetivo. Viendo su obra en global encontramos el hilo conductor que une las etapas del artista en una lógica interna de su arte. Rimassa no solo pintaba, sino, sobre todo, leía, y desde la nostalgia y su reflexión existencialista, escribía poesía. Veamos el poema 32 de su libro Perfil de un tiempo (2009):

Hay días

que no creo en nadie ni nada

ni siquiera en los pasos

para llegar a un vaso de agua

miro por la ventana

y veo árboles que añaden

sombras a las sombras

las emociones fueron cayendo

a lo largo de la vida

y cuando abro la puerta

el atardecer cae sobre mí.

Roberto Laserna, en su muro de Facebook, resume el sentimiento compartido por quienes los conocimos en persona: “No puedo, no quiero confirmar si es verdad que Carlos Rimassa ha muerto (sic). No quiero saber que se llevara sus colores y su enorme creatividad. No quiero aceptar que esa gran obra que deja en pintura, acuarela, poesía, cuento y teatro no tendrá más la compañía de su sonrisa irónica y sus comentarios, a veces mordaces pero siempre precisos. No quiero que me digan que se lo llevó un accidente de tránsito. No quiero empezar a pedir que le otorguen un sitio de honor en el cementerio, un homenaje póstumo, el nombre de una calle. No quiero hacerlo porque lo que él merece es seguir viviendo. No quiero llorar su ausencia, pero aquí estoy, haciendo eso, Chaly, escuchando esas llamadas que confirman que ya solo tenemos tus colores para consolarnos”.

Hay teorías afirman que la muerte no es el final de todo, la muerte no es más que otra transformación, que hermosas flores retoñan pero eventualmente mueren, como las estrellas todo muere, y hasta algo como este universo. La vida del hombre es tan efímera como un abrir y cerrar y abrir de ojos, todos caemos en el sueño transitorio llamado muerte. Por supuesto que no celebramos la muerte, pero es inevitable para pasar a otra vida, y lo que queda por celebrar es la vida de Carlos Chaly Rimassa.

La poetisa Rosario Arzabe asoma a su semblanza: “Él nació al final del arco iris y cada día de su vida fue un tesoro que se brindó en forma de arte, de pintura… de poesía, de un amor de tantos quilates… que generosamente se repartió en casa, en sus aulas, entre sus niños, en la calle, al tomar los pinceles y desbordar su alma de colores y prolíficos lienzos.

Él fue un canto a la vida, un espectro solar y gotas de lluvia en el cielo. Un ser de luz, un pacto de paz, un peregrino en el que encontramos el valor mayor, el amor, la pasión y la libertad de ser un legado familiar, un patrimonio nacional, un habitante del cosmo, un maestro del arte de vivir y amar”.

Por su parte, su sobrina Carol Komadina escribe: “Lo que ha probado con su vida, es que esta no tiene que tener la trayectoria de un arco, sino la de una línea que continúa ascendiendo hacía el infinito”. ¿En su casa? En su casa hay indescriptible vacío, como siente su hija Moira: “Tu ausencia ocupa demasiado espacio”, frase que tomamos como título de la presente nota… Así, acogojados, retrotraemos a Jorge Manrique (1440-1479), en un fragmento de su Coplas a la muerte de mi padre:

Recuerde el alma dormida,

avive el seso y despierte

contemplando

cómo se pasa la vida,

cómo se viene la muerte

tan callando;

cuán presto se va el placer,

cómo después de acordado

da dolor,

cómo a nuestro parescer,

cualquiera tiempo pasado

fué mejor. (sic)

Carlos, el irreemplazable amigo, el artista, el poeta, el crítico recibió un sencillo homenaje en 2007, organizado por Taller de Creación Literaria Neruda y el impulso de don Guido Subieta, entonces gerente de la cooperativa Sarco. Ahora, desde la distancia no hacemos más que recordar y también llorar, no por su partida, sino porque Cochabamba ya no podrá ser la misma sin su presencia, sin sus tertulias, sin su amistad. No fue mi padre, pero sí mi mentor. ¡Bendito seas, Chaly!

Tus obras viven. Descansa en Paz.

Escritora- erossem_13@hotmail.com