Taller: Proyecto Pizarnik

Las poetas Raquel Graciela Fernández y Marina Cavalletti, de Avellaneda, Buenos Aires, Argentina, están pasando un taller virtual sobre la escritura de la legendaria Alejandra Pizarnik

Hoy, sábado 5 de junio, se realiza la segunda sesión cuando la primera fue en mayo.

La poesía es un destino, dice Pizarnik en una entrevista que le hicieron junto a otras intelectuales de la época.

Por el hecho de ser mujer, ¿ha encontrado impedimentos en su carrera? ¿Ha tenido que luchar? ¿Contra qué y contra quién?

La poesía no es una carrera; es un destino.

Aunque ser mujer no me impide escribir, creo que vale la pena partir de una lucidez exasperada. De este modo, afirmo que haber nacido mujer es una desgracia, como lo es ser judío, ser pobre, ser negro, ser homosexual, ser poeta, ser argentino, etc. Claro es que lo importante es aquello que hacemos con nuestras desgracias. (Alejandra Pizarnik).

 Reflexión con mirada poética sobre la poesía de Pizarnik

"Las voces, la espera, las imágenes de Alejandra Pizarnik reviven en cada verso el horror de lo humano. Rupturas, palabras mutiladas entre las lilas y pequeños soles negros dan brincos en los oídos, en los ojos, en el recuerdo".
                                                   Rossemarie Caballero Vega
  

En esta nueva sesión leeremos textos propios inspirados en particularidades de Pizarnik. Aprenderemos sobre la literatura de la escritora argentina, desaparecida en los 70 por un suicidio por sobredosis.

Pronto, como objetivo del Taller se publicará un e-book, con los textos de las poetas participantes. Hay que esperar!!

Nombre completo: Flora Alejandra Pizarnik
Nacimiento: 29 de abril de 1936 · Avellaneda, Argentina
Fallecimiento: 25 de septiembre de 1972 (36 años) · Buenos Aires, Argentina
Causa de la muerte: Suicidio mediante sobredosis
Residencia: Buenos Aires
Nacionalidad: Argentina

mayo-junio de 2021

Un poeta en el parque de Posadas, Misiones

Miguel Angel Ferreira, el poeta solitario del Teyu Cuare, nos comparte sus textos

Agrisado de miércoles de llovizna

La lengua en la punta
De la mesa
La intimidad es una cacería de fantasmas
Tener algo para decir
Paisajes imposibles
A descubrir, entre
multitudes alumbrar
Hacerse al margen,
Desde los bordes disparar
Líneas de fuga, evadir
La cadena del óxido cotidiano
Hacer señales de humo
En las memorias
Contra los males del Imperio
La irreverencia molesta a las máscaras
Con sonrisas de Mefisto
Acaso las últimas señales de humo
Abran ventanas del ser oculto
Y todo sea marea de brazos
Entre abrazos.


El parque Teyu Cuare, preferido del poeta en Posadas, un solitario atardecer de mayo de 2021

A Nadie

A nadie escribo
Para mis notas de papeles
En amarillo
Asomado al ventanal
Elaboro vuelos,
Destinos inciertos
Mensajes en botellas
Al mar
Escritos en andenes
Papeles sueltos con
Un nombre
Y esa llovizna que me da gotas
De cristal en el vidrio
Y esta mañana de domingo
Descorre su cortina
Con notas en piano
Llovizna y truenos
Más allá
Del
Mirto.

                                 Marcho día y noche
                                 Como un parque desolado.


Busco respuestas donde está la palabra
Desafío laberintos en busca de mí
Latidos desacompasados
Alertan las arterias
De un poema inconcluso
Sin rimas mis días de desatino
O destino sin saber
Desafinado bandoneón de tango
Con acordes de guitarra
Mis abandonos mis desatinos
Mis desvaríos de poeta
Enlazado al calor de una palabra
Subo escaleras imaginarias
En la búsqueda del mensaje 
Y un poema concluido.
Teyu Cuare, visto desde un montículo
El poeta participa en la antología Voces en cuarentena, de Tucumán, 2020.

Poesía de Daniel Brondo

El poeta argentino nos comparte dos poemas de su creación.

REGRESANDO A MÍ

Una sórdida plegaria de ayuda
se refleja en tus gastados zapatos.
Tus pupilas, sangrando nostalgias,
caminan y ríen en los charcos.
Sin esperar, llegó tu descendencia.
Sin esperar, lloraste de frío.
Vos y ese siniestro vaivén,
empujan un melancólico hastío.
Restos de vida, encarnados en siglos,
duermen en tu entraña carcomida.
Tus anhelos, ajados de angustias,
construyen un castillo sin salidas.
Duerme, egregio temblor que perduras.
Duerme, abrazado a la lluvia sin fin,
que los mágicos brazos del recuerdo
rodearán la muerte infante y sutil.

DEJAR LA VIDA

Y un día me cansé
No adiviné más las emociones del prójimo, no abrí más el alma al desconsolado.
Ya no espero más. Una llamada, un beso, una caricia, algunas tiernas palabras…
No. Ya no.
Me acerco lentamente a la estación terminal de trenes en La Plata. Como conductor de un tren eléctrico suburbano tuve el escalofriante privilegio de mirar a los ojos a las personas que desaparecían abruptamente bajo las ruedas de mi tren.
Rostros de súbito arrepentimiento, de resignación, de tristeza y también rostros de alivio como si estar ahí fuera la mejor alternativa de solución a sus problemas.
El canal de desagüe debajo de las vías no es muy profundo. Me voy a esconder ahí para esperar.
Di todo para el trabajo que me gustaba. Puse todo mi fuego para el cálido abrigo de las personas que lo necesitaban.
Un día me jubilaron tempranamente porque dijeron que ya no estaba anímica y mentalmente apto para seguir conduciendo una formación. El fuego se iba apagando. Sólo mis hijos traían leños para mantener las llamas.
Estoy vestido con ropa de trabajo azul llevando dos llaves francesas en mi mano izquierda. Podría bajar al canal sin despertar sospechas..
Creo que por respeto a mi colega que conduce la locomotora evitaré perturbar su mente viendo la cara de la víctima en los segundos previos. Me pondré de espaldas cuando llegue el tren.
Me vi envuelto en situaciones donde aparecía culpable. Es cierto las apariencias me condenaban ó no estaban a mi favor, pero nadie se tomó un tiempo para averiguar lo ocurrido. Ni siquiera me preguntaron. Fui culpable en muchas ocasiones sin poder demostrar lo contrario.
Muchas veces al brindar ese fuego abrigador del alma, sentí que las personas arrojaban las brasas sobre mí con absoluta maldad, hasta con desesperación, para mitigar así sus fracasos de alguna forma.
Y lo consiguieron. Me destruyeron.
Dejé la vida. Antes lo decía como una expresión. Ahora será verdad.
Está llegando el tren. Me voy a sentar al borde del canal, de espaldas a la locomotora. Será sólo un instante…
Fue un golpe seco y un grito. Cayó al canal con un corte en la cabeza. No parecía herido de gravedad.
Pero estaba muerto.
Debido a ese calambre en la pierna que me ataca frecuentemente no me pude levantar.
Vi un hombre joven calvo, vestido de azul que caía al canal con una herida en la cabeza, lo toqué, traté de sentir su pulso. Ya no tenía.
La locomotora se detuvo sobre el canal. Pude pasar por el costado del cuerpo y me arrastré hasta el otro extremo donde pude salir.
La gente se juntaba al lado de la locomotora mirando hacia abajo.
¿Esto habrá sido una señal? ¿Y si empiezo de nuevo? Tal vez pueda

Daniel Horacio Brondo
PEQUEÑA BIOGRAFÍA
Nací en la ciudad de Buenos Aires, en el barrio que fue escenario de varios cuentos de Borges: Palermo, un 1º de mayo de 1954. Tengo dos hijos y un nieto. En 1985 comencé a escribir historias… Varios años después  comencé a escribir poemas.
Y decidí exponer mis obras en talleres y concursos literarios.  Desde 1998 hasta ahora participo en concursos literarios. Obtuve reconocimientos  a mi labor literaria en Bolivia y Perú.También premios y publicaciones de mis trabajos en Argentina, Chile, Ecuador, Italia, Perú, Venezuela, Brasil, España, Estados Unidos y Kenya el año pasado, enriqueciéndome en todo momento con la amistad de muchas personas con las que hablamos el mismo idioma en  todos los encuentros, reuniones y tertulias... Y Tarija traspasó lo literario. Fue muy hermoso y especial para mí.
Todos son estímulos que me impulsan a seguir cada día en este fabuloso viaje de la palabra escrita y del conocimiento de nuevos hijos y hermanos.

Lilith en los infiernos

Fragmento de la nueva novela de Rossemarie Caballero (2020)

Tijera, filetea. Agarra la tela, la descompone, pasa la mano entre las hojas de las tijeras de segunda que adquirió en el mercado.
Repasa los dedos contra el filo y un hilo de sangre tiñe las piezas del vestidito rosa que está cosiendo.

Tijera, filetea.

Y

no te contaré las historias que cortan mi piel por dentro. ¡Tijeras no!

(Lilith en los infiernos, inédita)

ROSSEMARIE CABALLERO CONCURSÓ CON EL RELATO “TENGO TU CUENTO” Y FUE SELECCIONADA PARA ANTOLOGÍA DE NARRATIVA EN ARGENTINA

Tenemos el agrado de anunciar los seleccionados de la “Antología Narrativa y Poesía de TAHIEL ediciones 2018”. La convocatoria ha superado las expectativas, con cual estamos estamos más que contentos y agradecidos a quienes se han interesado en esta propuesta.
Ahora sí podemos nombrar y agradecer a los jurados de escritores que han asumido con elogiable responsabilidad y compromiso la tarea de selección: la Sra. María Paula Putrueli, la Sra. Dietris Aguilar y el Sr. Jorge O. Hermiaga, (quienes han recibido todas las obras bajo seudónimo, proporcionando imparcialidad completa a la hora de la lectura). La finalidad de los jurados es poder contar con la pluralidad de criterios para determinar las obras que se publicarán en la nueva Antología Literaria.
Agradecemos a todos los escritores que enviaron sus obras, transmitiéndoles la dificultad por parte de los jurados para la selección de los escritos debido a
la diversidad de estilos e improntas personales merecedores todos de reconocimiento.
Tahiel Ediciones
Buenos Aires-Argentina
***
Presentamos un fragmento del cuento:

cortar

La editorial Tahiel hizo llegar sus felicitaciones por tratarse de la primera escritora boliviana en publicar con ellos en 2016 publicando su libro “Obsesiones”, reeditado en 2018 y presentado en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires en el mes de mayo del presente año. Ahora, en junio resultó seleccionada para la presente antología de narrativa (2018) con la obra inédita “Tengo tu cuento”, una historia surrealista donde se mezcla lo onírico con la realidad para denunciar el tema de la violencia contra la mujer. Rossemarie Caballero es la primera autora boliviana en ganar un concurso de literatura y participar de una Antología de Narrativa de la Editorial Tahiel en los años que van desde su fundación.

FELICITACIONES!

tahielfelic